Las empresas son redes de conversaciones

Escrito por Jesús Dugarte en

El Dr. Rafael Echeverría es fundador y presidente de Newfield Consulting, empresa de consultoría y formación gerencial empresa líder, a nivel mundial, en programas de formación de coaching empresarial, así como en programas de formación de equipos directivos de alto desempeño Entre las múltiples publicaciones del Dr. Echeverría figuran Ontología del lenguaje (Dolmen, 1994.

En una entrevista realizada para la revista Recursos Humanos, el Dr. Echeverria plantea que el problema central que hoy enfrentan las empresas es el imperativo de la transformación. Si se quiere ganar la lucha contra la obsolescencia, es indispensable que cambiar muy radicalmente el modo tradicional de hacer empresa. La empresa del siglo XX respondió a un conjunto de condiciones que hoy han desaparecido, su entorno era otro. Se trataba de un entorno más estable, menos competitivo, más protegido y reducido. Hoy la oferta excede a la demanda y ello inclina la balanza a favor del consumidor. Todo esto se traduce en estándares cada vez más altos para el empresario. Ahora el consumidor no perdona.

Pero quizás lo más importante surge del hecho de que las condiciones internas de las empresas son muy diferentes de las que predominaran en el pasado. Ello pone en cuestión la estructura empresarial del pasado por cuanto los mecanismos que sirvieron para garantizar la productividad del trabajo manual resultan ahora contraproducentes para asegurar la productividad del trabajo “no” manual

Hay dos tipos de trabajos diferentes y ellos son irreductibles. Tenemos, por un lado, el trabajo manual cuyo poder transformador descansa en la destreza física. Por otro lado. tenemos el trabajo “no” manual, cuyo poder transformador descansa en el carácter generativo de sus conversaciones. El reconocimiento de esto último representa el sello distintivo de nuestra propuesta empresarial. El trabajador “no” manual, trátese de un gerente, un vendedor, un capacitador, un coordinador, etc., transforma la realidad gracias al poder de sus conversaciones y de las competencias conversacionales que posea. No se trata de un trabajador que, entre las muchas cosas que hace, esté el conversar. Estamos diciendo que su trabajo se realiza conversando. Y la forma como conversa determina las posibilidades dentro de las cuales actúa, como, asimismo, los niveles de efectividad que alcanza en su desempeño.

El Dr. Echerría sistiene que que las nuevas formas de gestión requieren sustentarse en las competencias de un coach. El gerente coach se diferencia muy profundamente del gerente capataz, figura de autoridad predominante de la empresa tradicional. Su principal objetivo no es el garantizar que sus órdenes se cumplan, como sucede con el gerente capataz. El objetivo del gerente coach consiste en identificar y disolver los obstáculos que en su desempeño enfrentan las personas bajo su responsabilidad. La formación de coaches empresariales es otra de las líneas que desarrollamos en nuestros programas.

0 comentarios: